• Utiliza tintes sin amoníaco. Los tintes sin amoníaco suelen ser menos abrasivos que los que sí tienen este componente y la verdad es que funcionan igual de bien sin maltratar tanto tu cabello. Trata de que el tinte que escojas además tenga un PH neutro.
  • Procura que el tinte que escojas no sea demasiado claro. Mientras más claro sea el tono del tinte que vas a utilizar mayor cantidad de agentes decolorantes se necesitarán para cambiar la fibra capilar y eso dañará aún más tu cabello.
Continuar leyendo