En estos días tan complicados llenos del caos y del ruido que nosotros mismos hemos creado, un mundo intoxicado por la sociedad, lleno de prejuicios, ideas repetidas y heredadas que se han convertido en nuesrtas creencias; cientos de filosofias, religiones en batalla que nos quieren vender una verdad intercambiada por un diezmo que promete el perdón de los pecados, doctrinas, leyes, gobiernos, reglas que nos desconectan de ese ser invencible que habita en todos, de nuestra alma eternamente joven, de ese niño interno que nos recuerda que provenimos de un suspiro universal iluminado por el creador, nuestro padre espiritual.… Continuar leyendo