Por: Diana Jaramillo

www.dianajaramillo.net

En tu ser interior se envuelve la unidad. En ti se desarrollan el aspecto femenino y masculino. Cuando decides balancear sus características particulares te permites crecer y evolucionar en plenitud, armonía y alegría.

Tu aspecto femenino te invita a conectarte con tu ser espiritual y a experimentar el amor incondicional hacia ti mismo y otros. Cuando permites que tu aspecto femenino actúe, recuerdas la capacidad de comunicarte intuitivamente, de percibir más allá de los juicios intelectuales y comprendes nuevamente el lenguaje de corazón a corazón.… Continuar leyendo