Detenerte por un momento y reflexionar acerca de ti mismo te permite descubrir que eres el único con el que puedes ser honesto. Según la relación que tengas contigo mismo nacerán todas tus demás relaciones.

Todo acto de honestidad con otros proviene primero del reconocimiento de lo que verdaderamente sientes, piensas y deseas.

Reconocer tus reales sentimientos y pensamientos requiere de gran valor y compromiso personal. Cuando te reconectas con tu sabiduría interior puedes recordar que dentro de ti existen recursos asombrosos que te permiten evolucionar, enmendar el pasado y atraer la vida de paz y armonía que tanto mereces.… Continuar leyendo