•  Lo primero que debes tener en cuenta es tu tipo de rostro.  Debes conocer muy bien tu tipo de cara para poder pedirle a tu estilista que te haga un corte de cabello que potencie tus rasgos de la manera más favorecedora posible. Por ejemplo, si tienes un rostro ovalado, puedes arriesgarte con cualquier corte, porque tus ángulos están balanceados naturalmente. Si tienes un rostro circular, te sugiero los cortes en capas y lisos a la altura de los hombros o por debajo estos, evitando cualquier corte que genere volumen a los lados.
Continuar leyendo