• Fija un presupuesto. Si tu presupuesto no es muy alto prefiere los zapatos de diseño clásico, ya que este tipo de calzado no pasa de moda tan rápidamente y tendrá mayor vigencia en el tiempo. Por ejemplo un par de zapatos estilo pumps o zapatos cerrados de tacón en un tono neutro como el negro o beige siempre serán una buena opción.
  • Pruébate siempre ambos zapatos. No importa si siempre has sido la misma talla, es importante que te pruebes no uno, sino los dos zapatos que conforman el par porque puede que alguno no te quede del todo bien.
Continuar leyendo