Agradecer es el ritual más poderoso para sentirnos conectados con el resto del universo, el camino más rápido y sencillo para entrar en sintonía celestial con Dios, nuestro padre espiritual.
Dando Gracias reconocemos nuestro vinculo con lo divino y humildemente abrimos el campo energético de luz que proviene de nuestro corazón, demostrando la bondad genuina que habita en el.

Mas sin embargo, atrapados por la cotidianidad nos vemos sorprendidos por el mundo material y nuestras ambiciones superan la expectativa de la vida misma, el mundo de hoy nos envuelve en una capa de humo que nos enceguece en la búsqueda de nuestro verdadero camino y terminamos sumergidos en un espacio del tiempo donde somos gobernados por el modernismo y el mal uso de la tecnología.… Continuar leyendo