• Usa prendas que te ayuden a proyectar seguridad y autoridad. Como por ejemplo camisas y blazers con cuellos estructurados, prendas con siluetas rectas o entalladas a la perfección en tu cuerpo, puños grandes, al igual que accesorios estructurados como por ejemplo un bolso cuadrado. Además evita usar faldas demasiado cortas o ajustadas, escotes muy pronunciados o transparencias, y, en general, cualquier prenda que no te ayude a proyectar una imagen de profesionalismo en tu lugar de trabajo.
  • Maquíllate y péinate sobriamente. El maquillaje y la forma en la que te peinas pueden ayudarte a proyectar una buena imagen profesional y con autoridad. Te aconsejo que optes por un estilo de maquillaje sutil y clásico y que prefieras peinados sencillos pero con personalidad como las colas de caballo altas, los recogidos sencillos y el cabello suelto bien peinado.
  • Pon atención a tu tono de voz. Es muy importante que el tono de voz que utilices para dirigirte a tus compañeros y superiores sea lo suficientemente alto como para que todos te escuchen en una sala de reuniones pero no tan alto como para que te escuchen en otras oficinas o cubículos. Además te aconsejo que evites usar expresiones groseras o de mal gusto o que te dirijas a los demás con sobrenombres o palabras poco formales. Evita gritar a toda costa, porque los gritos lejos de proyectar autoridad, proyectan inseguridad.
  • Proyecta seguridad con tu saludo. Trata de saludar siempre a tus superiores con un apretón de manos firme que proyecte seguridad. Te aconsejo que siempre mires a los ojos a quien saludes y, en general, a cualquiera que se dirija a ti. Sostener la mirada es siempre un signo de confianza en ti misma que irradia autoridad.
  • Por último, no intimides ni te dejes intimidar. Trata de proyectar una actitud positiva y alejarte de la negatividad que suele traducirse en intimidación. No impongas tu voluntad sin antes escuchar a las personas con respeto, pero tampoco dejes que tus opiniones sean ignoradas, busca el equilibrio correcto para que puedas trasmitir lo que piensas sin imposiciones. Te aconsejo que además te apoyes mucho en el lenguaje corporal, evita cruzar los brazos o posarlos en la cintura y fruncir el ceño. Muéstrate siempre abierta al diálogo pero con una actitud seria y profesional.

Aprende a potenciar tu imagen de una forma divertida y práctica, a través de nuestros seminarios y cursos online totalmente diseñados a tu medida. Para obtener más información, dirígete aquí