Limpiar nuestras brochas de maquillaje es un asunto vital e ineludible que debemos realizar para alagar la vida útil de nuestros pinceles y prevenir  infecciones cutáneas en el rostro. En el mercado se ofrecen una serie de productos específicos para la limpieza de estos implementos, pero suelen ser bastante costosos. Sin embargo, hay sustitutos que funcionan perfectamente bien y que puedes conseguir en cualquier supermercado; lo que tienes que tener presente es el material de la brocha o pincel para limpiarlo con el producto adecuado.

Pinceles de cerda natural

Las brochas de cerdas naturales son hechas de pelo natural de animales, por lo que son muy delicadas y se utilizan, generalmente, para aplicar maquillajes ligeros no oleosos como el blush y los polvos sueltos o compactos. Para limpiar este tipo de brochas lo mejor es utilizar un shampoo de bebé porque es suave y no maltratara las cerdas del pincel. Humedece cada brocha con agua y aplica en tu mano una pequeña cantidad de shampoo de bebé, luego toma cada pincel y frótalo en la palma de tu mano con el shampoo. Notarás que el maquillaje va saliendo poco a poco. Enjuaga únicamente las cerdas del pincel y repite el procedimiento hasta que notes que ya no hay restos de maquillaje. Ponlos a secar boca arriba.

 

Brochas de cerdas sintéticas

Los pinceles de cerdas sintéticas son hechos con materiales sintéticos como el nylon o el plástico y se utilizan para aplicar maquillajes oleosos como bases líquidas o en crema, correctores líquidos o de barra, entre otros. Para limpiar este tipo de brochas puedes utilizar un jabón líquido para lavar los platos corta grasa porque lo que se busca es eliminar restos oleosos (grasosos) y debe utilizarse un producto fuerte. Al igual que con las brochas de cerdas naturales, debes humedecer cada pincel con agua y colocar un poco de dicho jabón corta grasa en la palma de tu mano. Luego frotas las cerdas del pincel en la palma de tu mano donde has puesto previamente el chorrito de jabón. Verás como el maquillaje irá saliendo lentamente. Repite este procedimiento hasta que notes que el agua sale clara y ya no quedan residuos de maquillaje en los pinceles. Déjalos secar boca arriba.

Lo ideal es que limpies tus brochas y pinceles de maquillaje una vez por semana, pero si no tienes tiempo, debes hacerlo por lo menos dos veces al mes. Recuerda que la higiene y salud de tu rostro dependerá, en parte, de la frecuencia con la que limpies tus brochas y pinceles de maquillaje.

Nota: es muy probable que tus brochas se manchen por el uso de maquillaje, recuerda que son químicos con pigmentos que pueden manchar no solo tu ropa, también tus pinceles. Así que no te preocupes si al lavarlos notas que, aunque el agua sale clara y ya no hay restos visibles de maquillaje, las cerdas siguen viéndose pintadas.

 

banner_small copy

Suscríbete aquí