Aceite-de-argan-feature-image

El aceite de argán es considerado como uno de los mejores humectantes y en los últimos años se ha ganado el mote de “oro líquido” entre los estilistas. Es un aceite dorado que se obtiene de los frutos del árbol de argán, una especie botánica típica de Marruecos, rico en vitamina E y ácidos grasos Omega 3 y 6, carotenos y polifenoles que lo convierten en un restaurador natural de la fibra capilar y una barrera contra las agresiones externas.

Aunque es un extracto grasoso es sumamente ligero al tacto, lo que lo hace compatible con todos los tipos de cabello y penetra fácilmente en la fibra capilar sin obstruir los poros ni dejar una textura grasienta.

Consejos de uso

Los expertos recomiendan utilizar este aceite como una mascarilla de tratamiento intensivo previa al lavado, por lo que debes humedecer un poco tu cabello y luego aplicar una pequeña cantidad de aceite de argán en medios y puntas. Luego debes aplicar un poco de calor para que los ácidos grasos humecten profundamente tu cabello; esto lo puedes lograr envolviendo tu cabello es una toalla tibia durante 45 minutos a 1 hora. Transcurrido este lapso de tiempo debes proceder a lavar tu cabello como de costumbre y dejar secar al aire libre.

Si tienes el cabello muy maltratado, te recomiendo que realices este tratamiento intensivo unas dos veces por semana. Pero si tu cabello no ha sufrido tanto daño basta que realices este procedimiento una vez por semana o, incluso, cada 15 días.

Espero que mis consejos sobre el milagroso aceite de argán te ayuden a reparar profundamente tu cabello. Verás que si realizas este tratamiento con frecuencia tu cabello recuperará su brillo y humectación y se verá más sano que nunca.

banner_small copy

Suscríbete aquí