Agradecer es el ritual más poderoso para sentirnos conectados con el resto del universo, el camino más rápido y sencillo para entrar en sintonía celestial con Dios, nuestro padre espiritual.
Dando Gracias reconocemos nuestro vinculo con lo divino y humildemente abrimos el campo energético de luz que proviene de nuestro corazón, demostrando la bondad genuina que habita en el.

Mas sin embargo, atrapados por la cotidianidad nos vemos sorprendidos por el mundo material y nuestras ambiciones superan la expectativa de la vida misma, el mundo de hoy nos envuelve en una capa de humo que nos enceguece en la búsqueda de nuestro verdadero camino y terminamos sumergidos en un espacio del tiempo donde somos gobernados por el modernismo y el mal uso de la tecnología.

Cuantos de nosotros victimas de la computadora, dedicamos horas de nuestro día al ocio virtual, sacrificando costumbres orgánicas como disfrutar de un anaranjado atardecer o sentarnos a contemplar los miles de colores que nos regala la madre tierra.

Cuando fue la última vez que escribiste una carta a puño y letra? Hace cuanto no llamas a tus familiares o amigos más cercanos?

Cuantas veces damos gracias por el privilegio de amar y de ser correspondidos?
Olvidamos que al nacer nos fue otorgado el privilegio de poder disfrutar de nuestros sentidos y que la naturaleza es tan sabia que a través de ellos nos permite desarrollar millones de mágicas sensaciones que día a día pasan por desapercibidas por el afán con que vivimos nuestra vida.

La buena noticia es que la lista de privilegios por estar vivos es innumerable y lo mejor de todo es que nos han sido concedidos sin que los tengas que recargar en la pared, no necesitamos de una antena parabólica, ni muchos menos de una conexión de banda ancha.

Estos privelgios los puedes usar a diario, segundo a segundo sin que te pidan un código de acceso, son regalos del PADRE CREADOR que nos fueron otorgados por herencia divina y no tienen cargo oculto en una factura mes a mes.

Por eso te invito a que entremos en frecuencia directa con el cielo, no tienes que hacer filas y los beneficios son inmediatos y garantizados, es muy fácil, solo hay que repetir a diario:

 

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS !!!!!!!!!!!!!!!!!.

Como resultado en retorno a tu agradecimiento, tendrás una lluvia de milagros sorprendentes e ilimitados.

 

GRACIAS!!

Elías Maida
Si deseas reenviar este mensaje por favor no alteres su contenido ni autor. Para publicación masiva o impresa contactar al autor.
elias maida copyright 2011.

Facebook: Elias Maida Maida

Twitter: @ELIASMAIDA

YOUTUBE: ELIAS MAIDA MAIDA

elias@fashionboxstudio.com