Sí, como lo oyes, dos minutos, ¿te imaginas?

En dos minutos te conviertes en una diosa espectacular, lista para enfrentar  lo que el día te depare: reuniones, eventos, comidas, cenas, e incluso salidas románticas por la noche. ¿Cómo lo consigues?

 

Recordando estos dos principios muy importantes:

  1. Toma decisiones eficaces, normalmente tienes que escoger entre hacer énfasis en los ojos o los labios, no sueles tener tiempo para todo y además no quieres que tu maquillaje luzca sobrecargado.
  2. Intenta ser fiel a ese look y perfecciónalo con el tiempo (permítete variaciones, pero no te desvies demasiado del original en este caso especifico de un maquillaje rápido).

 

Adicionalmente  aplicando los siguientes productos esenciales:

  1. Toallitas de belleza: las mejores amigas de la mujer actual. Limpian, tonifican e hidratan en instantes. Y cómo vas a utilizarlas casi que diariamente, intenta encontrar una marca orgánica cuyo uso diario no sea excesivo y dañe tu piel.
  2. Cremas hidratantes con color: que actúen como base y sean acordes a tu tono de piel.
  3. Polvo: aplícalo suavemente sobre tu rostro para mantener la base en su lugar durante todo el día.
  4. Rubor: con una suave pincelada en tus mejillas será suficiente.
  5. Labial: si quieres destacar el labial, asegúrate que sea de color llamativo y que vaya con tu tono de piel.
  6. Sombras: si prefieres acentuar tus ojos en el look, escoge una sombra de ojos que favorezca tu tono de piel y ojos. Aplícala en los párpados y en la parte inferior de tus pestañas.
  7. Lápiz de ojos: con difuminador para suavizar el color aplicado en los párpados.
  8. Máscara de pestañas: un toque rápido pero bien acertado.

 

¡Tiempo! Pasaron los dos minutos. Mírate al espejo. Espectacular, ¿verdad?

Si quieres aprender las bases fundamentales para seleccionar y aplicar tu maquillaje de tal forma que resaltes tus facciones y puedas crear una imagen de impacto en toda ocasión sucribete en nuestro curso online de Automaquillaje aqui.