• Usa prendas negras lejos de tu cara. Opta por usar prendas negras de la cintura para abajo, es decir en pantalones, faldas, panty medias y zapatos. El color negro cerca de la cara no se le ve bien a todo el mundo, pero en las extremidades inferiores sí se le ve genial a cualquier tono de piel.
  • Si lo vas a usar cerca de tu rostro usa accesorios en tonos que te favorezcan, de esta manera podrás crear una barrera entre el bloque de color negro que consideras que no se te ve bien y el tono que sí te favorece. Por ejemplo puedes usar una bufanda, pañoleta  o una gargantilla ancha en el tono que mejor te quede según el tono de tu piel.
  • También puedes optar por prendas negras que tengan toques brillantes, por ejemplo tachas doradas o plateadas o el efecto escarchado. La luz proveniente de estos tonos brillantes le dará luminosidad a cualquier tono de piel y funcionará muy bien. Recuerda siempre el dorado le quedará mejor a las personas de tono de piel cálido y el plata a las de tono de piel fría.
  • Usa un maquillaje profundo en un color favorecedor a tu tono de piel. Si usas un maquillaje fuerte con un tono que te favorezca alejarás la atención de la prenda de color negro y la centrarás en tu rostro, lo que siempre será favorable para ti sin importar tu tono de piel.
  • Por último, aprende a usar el negro de forma estratégica. Recuerda que el negro puede ayudar a disimular, hacer que luzca más pequeña o angosta el área donde se esté usando. Así que trata de usarlo a tu favor en aquellas áreas que no quieras que se noten tanto.

banner_small copy

Suscríbete aquí