•  Lo primero que debes tener en cuenta es tu tipo de rostro.  Debes conocer muy bien tu tipo de cara para poder pedirle a tu estilista que te haga un corte de cabello que potencie tus rasgos de la manera más favorecedora posible. Por ejemplo, si tienes un rostro ovalado, puedes arriesgarte con cualquier corte, porque tus ángulos están balanceados naturalmente. Si tienes un rostro circular, te sugiero los cortes en capas y lisos a la altura de los hombros o por debajo estos, evitando cualquier corte que genere volumen a los lados. Si tienes un rostro cuadrado, mi recomendación es que optes por los cortes muy cortos o los muy largos con desmechados o degrafilados. Si tienes el rostro rectangular, los cortes a la altura de las orejas o un poco más arriba te irán muy bien. Si tienes un rostro tipo triángulo te recomiendo los cortes cortos que añadan volumen en la parte superior de tu cabeza. Si tienes un rostro tipo triángulo invertido o tipo diamante, los cortes  con capas por debajo de las orejas, a la altura del mentón y hasta la mitad del cuello son tus mejores opciones.
  •  También debes considerar lo que quieres conseguir al cambiar de estilo de cabello porque la parte emocional también juega un papel fundamental a la hora de realizarte un cambio de look. Ten en cuenta si lo que quieres es suavizar tu imagen, exteriorizar tu fuerza interior, verte más moderna o más clásica; porque una vez definas esto, escoger el estilo será mucho más fácil.
  •  La textura y el grosor de tu cabello son otros factores que debes considerar porque no todos los tipos de cabello se adaptan a todos los cortes, debes escoger uno que se adapte a la caída natura y al grosor de tu cabello. En este aspecto te puede ayudar tu estilista, consúltale cuál es el mejor estilo para tu tipo de cabello.
  • El tiempo que tienes para arreglarte el cabello diariamente es vital al momento de escoger el estilo adecuado; si no tienes mucho tiempo para dedicarte a peinar tu cabello, no debes escoger cortes que así lo requieran. Pero si tienes suficiente tiempo, disposición y sabes como arreglar y darle la forma para sacar el mayor provecho de tu corte, entonces tienes muchas más opciones.
  • Por último, debes considerar la prominencia de tus rasgos faciales a la hora de escoger tu corte. Por ejemplo, si tienes una nariz grande, debes evitar los cortes de cabello varoniles porque éstos harán que tu nariz sea más notoria y grande a la vista. Si tienes ojos muy separados, evita los flequillos porque estos harán que tus ojos se vean más distantes uno del otro.
Aprende a potenciar tu imagen de una forma divertida y práctica, a través de nuestros seminarios y cursos online totalmente diseñados a tu medida. Para obtener más información, dirígete aquí